Charo Sardina

Donde cabe uno caben dos

por Charo Sardina. Tan pronto como salió del coche, Martin se sintió incómodo. Una hilera de árboles se alineaba en el camino, el cielo nublado