Ferrari F8 Spider, la nueva joya de Maranello

El F8 Spider es lo último de Ferrari, un impresionante superdeportivo descapotable que se engloba en la exclusiva gama de automóviles V8 de la marca del Cavallino Rampante.

por Charo Sardina

El nuevo automóvil está inspirado en el F8 Tributo berlinetta, aunque en realidad el Ferrari F8 Spider es un proyecto totalmente independiente que nace en paralelo y en torno al techo rígido retráctil.

El F8 Spider es la última creación de esta línea prestigiosa y exclusiva de automóviles V8 descapotables que comenzó con el 308 GTS en 1977. Es menos extremo que el 488 Pista Spider, pero es más deportivo que el 488 Spider al que reemplaza.

Este nuevo superdeportivo va propulsado por un motor V8 de 3.902 c.c. que es capaz de alcanzar los 720 caballos y una aceleración de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos.

Diseñado por el Centro de Stile Ferrari, en el F8 Spider la elección del tipo de techo es el elemento fundamental.

Ferrari ha optado durante algunos años por utilizar una cubierta rígida en beneficio de la comodidad. Justo alrededor del techo rígido plegable se desarrolla el hilo conductor que marca las líneas del F8 Spider.

Techo rígido y plegable

La piedra angular del proyecto fue mover la línea de separación entre la carrocería del automóvil y el techo desde el punto del cinturón en el hombro de los ocupantes, como suele suceder, hasta la parte superior del montante.

De esta manera, el techo se convierte en un objeto de espesor limitado y desarrollo predominantemente bidimensional, que se puede dividir en dos partes para alojarlas por encima de la parte delantera del motor.

El techo tarda solo 14 segundos en desplegarse o recogerse, y dichas maniobras se pueden hacer con el automóvil en movimiento, hasta una velocidad máxima de 45 km/h.

El objetivo establecido en el Centro de Stile Ferrari para el F8 Spider era hacer un homenaje estilístico al motor Ferrari V8, evolucionando el contenido del F8 Tributo en clave abierta, e inspirándose en los más icónicos modelos descapotables con motor central trasero, distinguiendo significativamente el coche con un estilo aerodinámico más deportivo y funcional.

La vista frontal del automóvil se caracteriza fuertemente por la introducción del

S-Duct. En torno a esta solución, todos los elementos se han rediseñado para resaltar las principales funciones aerodinámicas. El ejemplo más obvio es el nuevo faro LED, con formas más pequeñas y desarrolladas completamente en horizontal.

El spoiler más grande ha sido completamente rediseñado. Envuelve las luces traseras, baja visualmente el centro de gravedad del automóvil y también permite el regreso al clásico juego de faros dobles montado en el mismo color que la carrocería, recordando el diseño del 308 GTB, la primer Berlinetta de 8 cilindros.

La zaga del F8 Spider se caracteriza por una espalda posterior central que comienza desde la ventana trasera y se desliza para desaparecer bajo el ala del alerón soplado, apoyando el movimiento de los flujos de aire.

Las dos alas que provienen del volumen central se conectan armoniosamente a la carrocería del automóvil, dando una sensación de continuidad en todas las vistas.

Al mismo tiempo, estos elementos permanecen suspendidos creando una ventilación de aire subyacente que facilita una mayor disipación de calor del motor.

En este sentido, las tres rendijas talladas en los elementos laterales que completan el capó también funcionan, evocando así el estilo icónico de la ventana trasera de la versión Coupé.

Cuello de cisne

Las crestas que parten de los volúmenes prominentes de las aletas del conjunto fluyen sinuosamente hacia la parte trasera y se acoplan al alerón. Casi una interpretación de los soportes de “cuello de cisne” de los autos de Fórmula 1, lo que le da al auto una fuerte connotación deportiva.

El F8 Spider integra las últimas innovaciones en términos de soluciones aerodinámicas y conocimientos de Ferrari, adquiridos también gracias a la experiencia adquirida por Ferrari en los campeonatos GT y Challenge.

El interior del F8 Spider mantiene el clásico estilo de cabina, característico del motor central trasero de 8 cilindros.

Un concepto que converge en una simbiosis perfecta entre el compartimento del conductor y el de pasajero, como en F1, con la colocación de todos los controles en el volante de nueva generación. Los asientos deportivos también son nuevos.

El tablero de instrumentos está adornado con una vela de aluminio que soporta el satélite central y continúa dentro del puente.

Siempre con una iluminación más ligera, una línea de separación en fibra de carbono divide la parte superior de la parte inferior, racionalizando todo el cuerpo del tablero. Esta línea también alberga la pantalla de pasajeros con pantalla táctil opcional de 7 pulgadas.

El túnel está bien separado del tablero y cae debajo de él para amplificar la sensación de ligereza del automóvil.

El nuevo puente se instala en el túnel, una escultura prominente y ópticamente flotante, que agiliza aún más el interior del automóvil.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on print