Ferrari BR20, el último capricho hecho a medida

Ferrari tiene un departamento especializado en la producción de unidades únicas hechas siguiendo las directrices de sus compradores. Y este BR20 es un automóvil único diseñado y fabricado según el capricho de un afortunado cliente.

De la misma forma que se hacen camisas o trajes a medida, hay clientes que quieren un coche único, y este BR20 es el último ejemplo del trabajo de este departamento. Se trata de un deportivo biplaza con motor de doce cilindros, del que solo habrá una unidad.

Ferrari-BR20

Con el BR20 llega el último modelo de la familia de vehículos únicos, un cupé biplaza que está basado en la plataforma de un modelo de producción en serie, el GTC 4 Lusso, pero que aporta una carrocería completamente diferente en la que se combina a la perfección una apariencia dinámica y moderna junto a un estilo inspirado en los Ferrari de los años 50 y 60. Y el resultado es espectacular, lo que demuestra el buen gusto del cliente que hizo el encargo.

En este nuevo Ferrari encontramos la mecánica heredada directamente del GTC4 Lusso, sin apenas cambios, pero lo que es muy diferente es su diseño y el interior del vehículo. Sobre todo porque el modelo de partida es un vehículo de cuatro puertas y que como gran novedad montó un sistema de tracción a  las cuatro ruedas.

Con ello, Ferrari lanzó al mercado un vehículo muy rápido y deportivo, como todos los Ferrari, con sus impresionante motor V12 de 690 caballos. Pero al mismo tiempo, aquel modelo era  más versátil que el resto de la gama, puesto que contaba con cuatro plazas reales y también con esa tracción total que le hacía más utilizable en el día a día y hasta con la familia.

Ferrari-BR20

COUPÉ DE DOS PLAZAS

Pues bien, sobre esa base mecánica, invariante, se ha modificado la estructura del vehículo. Ahora es un cupé de solo dos plazas, mientras que en la parte trasera de su habitáculo encontramos unos paneles de madera y un diseño muy diferente de un biplaza. En esa parte posterior encontramos una zona para llevar algún objeto en el interior con cierta comodidad.

Una de las piedras angulares del proceso de diseño de esta pieza única fue la modificación radical realizada en el volumen de la cabina. Esto, a su vez, le dio al equipo de diseño, dirigido por Flavio Manzoni, la libertad de concebir las proporciones innovadoras que finalmente produjeron un diseño exterior poderoso pero estilísticamente coherente.

Con ello, el nuevo automóvil es algo más largo que el original, gracias a un tratamiento específico del voladizo trasero, diseñado para crear una silueta que enfatiza sus proporciones.

Este nuevo estilo que aporta el BR20 recién desvelado nos transporta a los modelos cupé de una época dorada de Ferrari en los años 50/60, los legendarios 250 o 275 de la época, siempre con sus motores de doce cilindros. Pero al mismo tiempo le proporciona un toque moderno de los últimos deportivos de la marca, como el 599 GTB Fiorano.

Y el resultado, como pueden ver en estas imágenes es realmente espectacular. Pero sin duda lo más importante y lo que más valora su flamante propietario es ese carácter de coche único que ha sido desarrollado por Ferrari solo para él.

Ferrari-BR20

SIN PRECIO

Ferrari no ha desvelado su precio. Pero para que podáis haceros una idea, el GTC4 Lusso de serie con su motor V12 costaba más de 300.000 euros, un modelo que ya no está en producción y no se vende. En este caso del BR20 hay que añadir, a su precio de partida del modelo original, el trabajo de un equipo de diez personas trabajando durante cerca de un año hasta terminar de construir esta unidad única. De ahí que se precio sea incalculable.

Pero cómo funciona el departamento de Proyectos Especiales de Ferrari. Todo parte de una idea de un cliente. A partir de esta idea, el departamento desarrolla un proyecto con los diseñadores del Styling Center de Ferrari.  Después de haber definido las proporciones y las formas del automóvil, se producen planos de diseño más detallados y un diseño antes de comenzar el proceso final de fabricación del vehículo.

Todo este proceso lleva más de un año a todo el equipo. En este periodo de tiempo, el cliente participa en la evaluación de las distintas fases de diseño y verificación. ¿El resultado? Un Ferrari único, que luce el logotipo del Cavallino Rampante y está diseñado con los mismos niveles de excelencia que caracterizan a todos los demás vehículos de producción que salen por la puerta de Maranello.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on print