‘Rey blanco’, de Juan Gómez-Jurado

El final es sólo el principio

por Olga López López

de Antonia Scott y su compañero Jon Gutiérrez y que ahora tras el apoteósico final de la saga nos sentimos un poco tristes. Todo tiene un principio y un final pero si puede ser dentro de cuatro o cinco libros más, pues mejor. Desde aquí hago ese llamamiento al autor. Hasta Twitter se ha rendido a la saga Reina Roja ya que Juan Gómez-Jurado es el primer escritor que tiene un icono cada vez que se usa el hashtag Reina Roja y Rey Blanco, probadlo y veréis.

 

Un ritmo frenético

Cada novela de Juan Gómez-Jurado lleva un tempo distinto pero creo que en Rey Blanco es el más trepidante, más sobrecogedor y, en definitiva, concordante con lo que puede esperarse para el final de una saga. ¿El mecanismo que lo ha hecho posible? Una cuenta atrás de reloj impuesta por un asesino a sangre fría que quiere mover a los peones y a la Reina Roja a su voluntad. Asesinatos por resolver hasta llegar a un escenario final.  Toda la novela desprende acción a raudales teniendo, una vez más, como escenario  la ciudad de Madrid.

Las respuestas a incógnitas pendientes

En Rey Blanco conoceremos la historia entera del proyecto Reina Roja, de la vida personal de Antonia Scott y los monos que se pelean en su cabeza, de Mentor, del señor White; se dará luz a muchas dudas y preguntas que los lectores teníamos en mente tras los dos libros anteriores. Y tras ello, hallaremos un hilo del que el lector sutilmente va a ir tirando hasta descubrir que todo tiene una conexión, que todo está urdido en la mente del autor desde hace muchos años.

El humor es necesario

Sinceramente creo que el éxito de Rey Blanco y por consiguiente de toda la saga es el carisma de sus personajes. Antonia Scott con su mente privilegiada no deja de sorprender al lector y el contrapunto lo pone su escudero Jon Gutiérrez con sus comentarios y notas de humor. Esas pinceladas de humor provocan un relajo en el lector frente a tan abrumadora cuenta atrás hacia el desenlace. Sin duda, muy acertada la figura de Jon.

¿Y ahora qué?

«Cuando acabé el final de Rey Blanco, lloré» es lo que nos confesó en uno de sus directos Juan Gómez-Jurado. Y así nos ha dejado a los demás, esperemos que por poco tiempo. Ya se verá. El caso es que Rey Blanco apunta a que será número uno en ventas y es una novela que bien lo merece.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Más contenido en YB