25 Años después: CRASH

Ya sé que muchas personas pensarán que llego tarde a ver esta película, pero mejor tarde que nunca. La verdad que siempre es un placer, recibir nuevos títulos con los que ampliar de conocimientos mi perfil.

Esta vez me estoy enfrentando a algo nuevo, en cuanto a valorar y criticar películas se trata. En esta ocasión, la película Crash tiene a rasgos generales la opinión muy dividida.

Os diría que es de esas películas que amas o odias, pero es que no es así. Es un film de taraos para taraos, que vaya, si te golpeaste de pequeño la cabeza y te broto alguna filia muy loca, entonces así, podrás decir que te gusta.

Con esto, no quiero decir que no me gustan las películas surrealistas y con tendencia a la demencia. Quiero decir que la locura por locura en cine, no vale si el espectador no la entiende.

Mi opinión, seguramente, levante ampollas entre el sector de “puretas” cinéfilos, pero la verdad es que me da un poco igual, así que a un lado no os salpique.

¿De qué va esta película?

La cosa es que me quedé sorprendido al analizar de quien era este film. Ni más ni menos que David Cronenberg, artífice de largometrajes como Promesas del este con un inmenso Viggo Mortensen, la mítica película de terror de La mosca y un clásico algo menos conocido como Scanners, entre otras.

Si habéis tenido contacto con las obras de este director, ya sabréis que lo común y anodino no van con él. Este film no iba a ser menos. En esta ocasión, nos trae la adaptación cinematográfica de la novela de J.G. Ballard; una historia donde el protagonista se llama igual que el autor de la obra.

La trama da inicio una noche cualquiera, cuando Ballard involuntariamente sufre un accidente estrellando su coche con el de Helen, siendo ambos ingresados en un hospital. De forma inmediata y sorprendente ambos experimentan una extraña atracción mutua.

Desde ese preciso momento, la vida del protagonista entra en una espiral hacia un mundo oscuro y prohibido, donde el peligro el sexo y la muerte, son la tónica diaria.

A grandes rasgos, este sería el resumen de Crash, que la verdad no es para nada interesante.

¡Qué empiecen las laceraciones!

La cosa como os decía antes, es que la opinión sobre esta película esta muy dividida. Unos la tratan de obra maestra y otros de bodrio pretencioso.

¿A qué no adivináis de que lado estoy?

Pues estáis en lo correcto, esta película me parece un tostón infumable de dimensiones colosales. No hay por donde cogerla.

A pesar del que el director muestra un dominio maestro la primera hora, con un estilismo muy pulcro y detalles muy bien cuidados, en la parte final se da un batacazo destructivo. Es en el clímax de la película donde el director, termina burlándose del espectador consiguiendo provocar unos bostezos de hartazgo y minándole la moral.

A pesar de su intento por “violar” la mentalidad del espectador, la temática que trata sin ningún pudor y de una manera descarda, requiere sin duda mayor pericia narrativa y personajes con muchísima más profundidad.

Son los mismo personajes, quienes con diálogos vacíos y actuación inertes, demuestran que la reflexión que nos quiere presentar el film se queda corta de propósito y se desvanece en la abundancia sexual, el morbo de ver cuerpos femeninos y en su propia palabrería.

Llegando a meta

Para terminar esta crítica, quiero dejar claro que no tenia ni la menor idea de lo quería conseguir Cronenberg con este sinsentido de película. Tal vez pretendiera dejarnos algún mensaje encriptado, provocar algún morbo, retorcer la conciencia del espectador o abrir la mente a un nuevo nivel sexual, la verdad, no lo sé.

Si queréis ver esta película, solamente os vais a encontrar a un colgado que descubre su parafilia y de cómo se las ingenia para poder satisfacerla. Podríamos salvar alguna parte del comienzo, algunos matices estéticos y una perfecta sonorización, desde los efectos hasta su banda sonora. Por todo lo demás, muy pobre; en unos diálogos muy pedantes, unas actuaciones basadas en susurros buscando un morbo vacuo e ineficaz. Bueno, si sois de los que les gusta ver pezones y órganos reproductivos en la gran pantalla, si os la recomiendo.

En fin, un director con un gran talento haciendo una película mediocre que no llega a nada. Ni provoca, ni esta cerca de conseguirlo y al igual que su nombre, la película se despeña entre la somnolencia y la cabezada en el reposa brazos.

Consejo, si queréis un CRASH divertido, jugar al Crash Bandicoot. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on print