Las mil y una noches (Capítulo 3)

Las mil y una noches
Capítulo 3

(Redoble de tambores por favor… ¿Cómo que no hay presupuesto? ¡¿En qué puñetas se ha ido?! ¿Qué coj**es es una palapa?! Me estáis haciendo quedar mal… ¡Hablaremos de esto muy seriamente…!

Ejem… ¡Los ganadores de la semana anterior!: Mónica Sangrador, Txomin Imaz, Gadía Lopez Murias, Claudia W.G., Henry Jones Junior ¡Mi enhorabuena!)

Y no es para menos, Man seeking woman no es una serie al uso… Entre los afines al humor más freak desde luego ha estado dando que hablar por su retorcidas e ingeniosas metáforas sobre los contextos amorosos. La serie creada por Simon Rich (que también guioniza) y lanzada en FXX ya nos muestra desde sus títulos de crédito el cuidado que hay por evocar con minimalismo y humor todo aquello que hemos sentido con ese alguien especial que nos detuvo a boquear por el camino.

Las interpretaciones (hago especial hincapié en Jay Baruchel como Josh, el protagonista) son espléndidas, y con todo la serie cuenta con un apartado artístico tan original como su guión… Y es que representar ese amigo super especial de tu novia como un monstruo alienígena construido por penes es de delimitar muy locuazmente la línea que hay entre el esperpento y el ingenio… No puedo decir “Tanaka” hoy en día sin esbozar una sonrisa. Si no la habéis visto aún, id a por ella, por que os aseguro que no os vais a arrepentir… Da igual de que planeta seas, la serie será tu cómplice y bromeará sobre tus propias experiencias amorosas y desengaños de una forma que solo podría hacerlo un amigo. Man Seeking Woman no es una serie a recomendar, es una serie a exponer y de obligado visionado.

Y hablando de hacer punto de cruz… ¿No os parece que el género Zombie está más que saturado? No es que me queje, en absoluto… soy bastante fan del género y si una cosa me flipa es la capacidad inventiva de los creadores para generar frescura en un género que va sobre gente putrefacta que se niega a quedarse en su féretro… Y digo esto porque la serie de esta semana es de esas series que patea la cultura pop de su propio género para mostrar su propia visión de las cosas.

Si, la serie trata de Zombies, pero no, la serie no trata de zombies ¿Te da vueltas la cabeza? Pues solo acabo de empezar, y es que la serie arranca después de haber encontrado una cura química a un apocalipsis zombie en el que los muertos volvían a la vida (aquí no es ni virus ni una infección) y se consigue que estos “retornados” vuelvan a pensar y actuar como seres racionales. Ahora han de afrontar las barbaridades que cometieron en su etapa de devora-hombres descerebrados, tanto de una forma introspectiva como así lidiar con los supervivientes del evento que no están muy contentos con compartir sus vidas sociales con personas que son la causa de la muertes de sus seres queridos, y que además dependen de un fármaco experimental para no volver a las andadas.

Las cosas claras, todo el tema de los Zombies en esta serie es un Mcguffin ensordecedor… una tapadera para tratar los prejuicios y dilemas morales a los que se enfrenta nuestro protagonista. Un joven zombie ahora con capacidad para votar en futuras elecciones que vuelve a su hogar en pueblo británico para encontrarse la fría hospitalidad por parte de sus vecinos y su propia familia. Repito, la fobia hacia los retornados no es más que una tapadera para hablar de los prejuicios que a día de hoy oscilan cual afilados péndulos sobre la sociedad. Homofobia, racismo e incluso religión son algunas de las aversiones que se pueden identificar en esta analogía en la que los supervivientes sienten y tienen hacia estos muertos ambulantes, y la serie lo hace de una forma magistral por qué no trata de venderte ninguna moto. Crea unos personajes tan fascinantes como profundos y deja que evolucionen por si solos en una situación que si bien es atípica, puede resultarnos dolorosamente realista.

Una serie de Zombies que no va de Zombies… si no de afrontar los hechos. No hay muertos come cerebros, no hay gore, no hay sangre… pero la serie es brutalmente oscura por la intención de su discurso. No es una serie de terror apocalíptica, es un DRAMA en mayúscula…

…y si sabes cómo se llama y quieres lucirte no dudes en escribirme a mgutierrez2@yellowbreak.com. Si no lo sabes y te interesa, la semana que viene más y mejor…

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on print