Recomendación de cintas de terror primaveral

¡Llega la primavera! Y ya sabéis el dicho; la sangre altera. Así que vamos a hacer que salpique un poco con una pequeña lista de películas de terror primaveral.

El terror no está reñido con la naturaleza. ¡Para nada! La vida y la muerte siempre han ido de la mano, al igual que el sexo, y todo círculo empieza justo donde acaba.

¿Y no es la primavera el inicio tras un final? Es algo que se alinea con nuestra forma de entender los ciclos desde formas inenarrables. Y la naturaleza es una fuerza, por sí misma, arrolladora. Un concepto amamantado por el ciclo natural, de renacimiento, y a la vez, de un poder muy ligado a la mitología y al folclore desde la antigüedad.

El equinoccio de primavera es un momento de dualidad; el momento en el que el día y la noche se equiparan tras el resurgimiento de la oscuridad durante el invierno. Para místicos como Alesteir Crowley, un lugar para los festejos y los rituales del tiempo. Para muchos, incluso una deidad a la que rendir culto; Ostara, Perséfone, Brigid…

Hay misticismo, romanticismo y simbolismo en el aire, y no es de extrañar que toda fuerza que adquiera esas connotaciones siembre sus semillas en el campo de lo sobrenatural. Pues lo que no conocemos nos asusta, y lo que nos asusta nos mola, ¿qué no?

Así que vamos con una pequeña lista de películas de terror primaveral donde la naturaleza será protagonista. Donde elementos oscuros y perversos estarán dispuestos a dar poda a la humanidad, con ánimo de que crezca más fuerte y bonita.

1._ Jeepers Creepers

Trish Jenner (Gina Philips) y su hermano menor Derry (Justin Long) cruzan los Estados Unidos en coche, en un viaje largo y aburrido cuya monotonía sólo se rompe por sus continuas discusiones. De pronto, en mitad de ninguna parte, descubren una iglesia abandonada cuyo tejado está cubierto por una espesa bandada de cuervos y ven como un misterioso personaje arroja un bulto al interior de una gran boca del alcantarillado. A partir de ese momento comienzan una huida aterradora, perseguidos por una de las criaturas más letales que se pueda imaginar.

Es raro, si te mola el género, que no conozcas esta cinta de Victor Salva; en donde cada 23 primaveras, y durante 23 días, una criaturita para nada amistosa sale a comer.

Recuerdo haberla visto de pequeño, y que el monstruo se las traía. Rizaba notablemente el género del terror adolescente tan en boga de la época (2001), presentándonos a dos protagonistas bastante bien definidos en un terror persecutorio que se alimenta de la paranoia. Eso sin contar con la canción; Jeepers Creepers, que suena cada vez que el diablo está a puntito de llamar a las puertas.  

La figura del monstruo se alimenta de la incertidumbre del espectador, alimentando la tensión. ¿Quién puñetas es? ¿Por qué hace eso? ¿Paga factura de la luz? Sin saber nada de él, desborda un carisma que puede recordar a los clásicos, como Jason Voorhees o Krugger. Su figura dio para saga, y aunque las siguientes partes están alejadas del concepto más intimista de esta entrega (amparándose más en el género de terror adolescente típico), este demonio sigue siendo un referente en la cultura popular para muchos.

2._ Ritos de Primavera

Después de secuestrar a una niña de nueve años, de padres ricos, y ocultarla en una vieja escuela abandonada; los secuestradores caen presa de un terror que ocurre periódicamente en el siniestro lugar: una sed de sangre que se despierta el primer día de cada primavera.

Pude disfrutar de esta película hará ya varios años, y en versión original; la cinta ni siquiera sé si acabó llegando a nuestro país.

Aún con todo, la recomiendo bien fuerte si quieres tu dosis de terror primaveral; donde unos tipos muy malotes se acaban metiendo en un fregado sobrenatural, con monstruo incluido, donde un tarado de la quinta de la La Matanza de Texas tiene que alimentar a la criaturita cada primavera para que no se desmadre.

Es una cinta que funciona como entretenimiento servil, si es lo que estabas buscando. Puede que no te desmonte el panorama del género si no es de tu agrado, pero seguro que gustará a los fans del terror.

3._ En la Hierba Alta

Cuando Becky y Cal oyen el llanto de un niño pidiendo ayuda, ambos se adentrarán en un gran campo de hierba alta en Kansas, donde quedarán atrapados por una fuerza siniestra que rápidamente les desorienta y les separa. Aislados del mundo y sin posibilidad de escapar del control del campo, pronto descubren que lo único peor que estar perdido es ser encontrado.

Adaptada de la novela homónima del mismo nombre, de Stephen King y Joe Hill (su hijo, y al que recomiendo a los que gusten del padre), nos llega esta cinta de terror donde la naturaleza efectúa de fuerza sobrenatural, terrible e irracional, para sus desgraciados protagonistas.

Es un thriller de terror muy psicológico, lo cual se agradece. Tiene momentos realmente tensos y escalofriantes, donde la paranoia y la incertidumbre juega tanto con el jugador como con los espectadores.

La hierba alta alberga temibles secretos. Lo que no ves juega con tu dominación del sentido de la vista, y lo que escuchas es tan solo una madeja irracional que te hará temer la naturaleza en esta película producida por Netflix.

4._ Midsommar

Una pareja estadounidense que no está pasando por su mejor momento acude con unos amigos al Midsommar, un festival de verano que se celebra cada 90 años en una aldea remota de Suecia. Lo que comienza como unas vacaciones de ensueño en un lugar en el que el sol no se pone nunca, poco a poco se convierte en una oscura pesadilla cuando los misteriosos aldeanos les invitan a participar en sus perturbadoras actividades festivas.

Ari Aster es un director que ha sabido darse a conocer. Su terror es lento, y ya demostró con Hereditary saberse las reglas del juego. Puede que no te guste, en especial si vas a por la casquería rápida, pero en mi opinión (tan humilde como cualquiera) es de los pocos creadores de discursos que saben meterte un escalofrío en el cuerpo. Y no necesita demonios con ampollas en la cara para que te entre el mal cuerpo.  

Midsommar es un drama de terror lisérgico, y cuidado con esta última palabra. Es un colocón sobrio que precisa de nuestra atención para llegar a culminar. Una droga que se cuece a fuego lento y se filtra por las aristas de nuestro actual entendimiento del mundo, de la sociedad; del dolor y de la pérdida.

Si no la has visto aún, es una de las cintas de terror primaveral que más recomiendo; tanto por su belleza como por el horror que siembra. Eso sí, para esta ocasión te recomiendo dejar de lado las palomitas y preparar algo para la resaca que vendrá después.

  5._ El ritual

Un grupo de amigos de la universidad se reúnen para emprender un viaje de senderismo por los montes de Suecia, con la finalidad de rendir homenaje a uno de ellos, muerto de forma violenta. Cuando se internan en el bosque, una presencia amenazante empieza a acosarles.

Me tiro el pisto, ¡oye! De la primavera cálida y saturada a los bosques descoloridos del norte de Europa y, sin embargo, la considero una fuerza de la naturaleza. Una cinta de la cual se ha hablado muy poquito para la calidad que tiene. A fin de cuentas, es El proyecto de la Bruja de Blair pero en plan: “bien, dejémonos de chorradas”. Y no es que rechace la cinta original de dicha bruja, pero viendo sus secuelas, mejor dar el apunte.

Hay mucho de horrible en esta cinta; momentos realmente escalofriantes dentro del distante bosque, y te llegan por la empatía que desarrollan los protagonistas. La cinta de David Bruckner sabe mantener el ritmo y el interés, con lo que, como poco, se os hará entretenida.

Si os gusta el terror forestal con suspense y ritos paganos y deidades horribles, no deberías dejarla escapar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on print