YellowBreak.com

Los datos personales que se soliciten a los usuarios o que se faciliten de modo voluntario a través de este sitio Web​ están sujetos a esta clausula de información de suscripción. [Leer +]
Email address
Nombre
Apellido
Confirmar Suscripción
Secure and Spam free...
≡ Menu

Borregos virtuales post image

Borregos virtuales

¿Todos? Sí, sí, todos

“El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo, y a veces asustado, pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo”.

Friedrich Nietzsche

¡Oye!¡Sí! ¡Tú!

El del meme que acabas de pasar poniendo a parir al Gobierno (o al revés, da igual).

¿Crees que nadie te manipula y que piensas por ti mismo?

Y una mierda, BORREGO.

En el ensayo “La era del vacío” [1], el filósofo Gilles Lipovestky definía las claves de la posmodernidad, una época gris donde la apatía es la nota predominante en casi todo lo que hacemos. Pensar por ti mismo requiere un trabajo arduo y nada agradable porque eso implicaría incluso cuestionar tus creencias, pero si OTROS piensan por ti, ¡no tienes que esforzarte en nada! ¡Sólo has de compartir en Facebook, Twitter o Instagram lo que han colgado y ya está!

Según Lipovestky, los valores que en la antigüedad formaron parte de la civilización se han resquebrajado (quizás el único que aguanta con firmeza es la familia). La religión cayó, siendo sustituida por un crisol de pseudocreencias absurdas que mezclan conceptos de oriente y occidente a gusto del consumidor. Las ideologías también fueron barridas por el viento de la pseudopolítica, donde el intercambio de ideas ha sido sustituido por el insulto y la agresividad. No hay debate, sólo crispación y lo peor de todos es que NOSOTROS somos partícipes, así que no vale decir que mierda de políticos tenemos o que mierda de artistas tenemos. Basta ya de echar la culpa a los demás por favor y hagamos autocrítica.

Nos hemos vuelto tan apáticos que pasamos una pandemia en el sofá viendo series de Netflix y mirando el móvil mientras utilizamos las redes sociales para discutir con otros de forma acalorada. Pero no discutimos, imponemos nuestro punto de vista, aplastando al contrario y humillándolo desde la distancia (ya te digo yo que nadie es tan valiente en la vida real y me incluyo). Y no me vengas con que son los demás, que tú no eres así, porque todos estamos en el puto ajo y si lo niegas, es que eres tan culpable como un servidor.  

Es posible que la educación católica que todos hemos recibido de una forma más o menos directa influya en esta forma de proceder tan estúpida, aunque sea de forma subliminal. La eterna dualidad bien-mal está presente en todos de una forma u otra y, claro, nosotros no podemos defender el mal. Nuestros postulados deben ser los correctos y si alguien no lo ve, es que está equivocado y “hay” que hacerle entrar en razón como sea. (Los demás son los errados, NO YO). No conozco a nadie que esté orgulloso de apoyar la maldad, excepto cuatro tarados satanistas que, probablemente no sean capaces de verse ni su propio pene). Incluso Hitler y Stalin pensaban que hacían lo correcto. Si nosotros defendemos la luz por descarte implica que los “otros” defienden el mal y están equivocados. Por esa razón deben pagar por sus errores, por su maldad.

Hoy en día, internet es una fábrica barata de manipulación y las diferentes tendencias políticas se aprovechan para adoctrinar porque los memes es la nueva propaganda. Los llamados bots (de los cuales cierto partido de extrema derecha es un especialista en sacar información sin verificar y expandirlo como un virus). De hecho, el inquietante Steve Bannon [2] que llevó a la Casa Blanca a Mr lejía en vena (el señor Trump por si alguien ha estudiado la ESO y no lo pilla) utilizó internet y cientos de fake news para expandir cientos de mentiras y ahora asesora a Vox entre otros grupos de extrema derecha en la vieja Europa.

Pero bueno, para ser justos, diré que los del otro lado también tienen sus bots y manipulaciones virtuales y que no son ningunos santos tampoco. Al igual que los partidos independentistas también propagan sus consignas una y otra vez por internet. ¿Por cierto, alguien sabía que uno de los principales focos de propagación del coronavirus en el sur de Francia y Cataluña fue el mitin multitudinario del señor Puigdemont en Puigcerdà? Ya sé, no tiene mucho que ver con lo que estoy hablando (o sí), pero me apetecía mucho decirlo. [3] Como también fue un foco de transmisión el 8M y el mitin de Vox.

Tranquilos que ostias hay para todos.

¿No nos damos cuenta de que le estamos haciendo el juego a los partidos políticos propagando su “propaganda” (valga la redundancia) y encima sin ver un euro? Porque, a ver, si por lo menos nos pagaran…pues vale, pero es que encima les hacemos el trabajo sucio sin ver un puto duro.

Aparte de borregos es que somos gilipollas. Ya que os hacemos el trabajo sucio pagadnos algo, joder. Seguro que te ha pasado que estás en un grupo de WhatsApp y alguien envía un mensaje que te hace hervir la sangre. Esa persona es alguien al que aprecias, pero te enciendes y contestas con “otro” mensaje de índole opuesta y así hasta que os peleáis, consiguiendo que la política lo enturbie todo y ese asesor de asesor de asesor de político de turno que ha colgado ese meme se gane su sueldo.

Si cada vez que he pasado un “inocente meme político” me hubiera tomado un chupito, habría muerto de cirrosis hace tiempo.

Pues bien, como dos no se pelean si uno no quiere, he tomado la sabia decisión de intentar ser feliz y apartar aquello que me provoque malestar. Yo prefiero la gente a la política y considero que mi salud mental es lo primero. Además, no quiero pelearme con peña a la que aprecio por defender (o atacar) a otros.

Yo también soy un borrego, pero intento (aunque muchas veces no lo consigo) ir por libre. Por esa razón me he peleado con nacionalistas (españoles y catalanes), peña de izquierdas, de derechas, veganos, no veganos….

Pero prefiero discutir cara a cara (aunque ahora no se pueda) porque no quiero que otros desde la distancia me digan lo que debo o no pensar.

No hay que olvidar, queridos amigos, que las redes sociales al igual que las pistolas, las carga el diablo.

Y el diablo, como todos sabemos, es un gran político.

[1] “La era del vacío” Gilles Lipovetsky, Editorial Anagrama.

[2] https://www.elindependiente.com/politica/2019/03/26/quien-es-steve-bannon/

[3] https://societat.e-noticies.cat/el-miting-de-perpinya-va-escampar-la-pandemia-per-tot-catalunya-130860.html

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

YellowBreak.com

Los datos personales que se soliciten a los usuarios o que se faciliten de modo voluntario a través de este sitio Web​ están sujetos a esta clausula de información de suscripción. [Leer +]
Email address
Nombre
Apellido
Confirmar Suscripción
Secure and Spam free...