YellowBreak.com

Los datos personales que se soliciten a los usuarios o que se faciliten de modo voluntario a través de este sitio Web​ están sujetos a esta clausula de información de suscripción. [Leer +]
Email address
Nombre
Apellido
Confirmar Suscripción
Secure and Spam free...

≡ Menu

‘Shark Exorcist’: “Cine malo… muy malo’ post image

Shark Exorcist

Cine malo… muy malo

El ser humano es idiota. Eso lo tenemos claro ¿No? Creo que es difícil contrargumentar dicha afirmación, pero si tuviera que reforzarla diría que nos gusta sufrir. Basta con que no salga un hematoma para que lo toquemos todo el rato. Basta para que nos salga una espinilla o una costra para que la rasquemos todo el rato. Y basta con que alguien vomite para que miremos de reojo solo para poder decir “Madre mía que asco”. Y hablando de vómito que miramos, aunque sepamos que no debemos… hablemos de Shark Exorcist.

El cine tiene momentos realmente imaginativos, incluso dentro de lo malo. Yo he sido de tragarme “basura” a la que me cuesta considerar “basura” por el hecho de tratar de aportar, dentro de una nota de humor, algo diferente y divertido.

Tal es el caso de la primera etapa de Peter Jackson con Tu madre se ha comido a mi perro, o Bad Taste, o algunas joyas ocultas del cine neozelandes como pueden ser Ovejas Asesinas, o la serie Wilfred; que trata las desventuras de un joven que ve al perro de su vecina como un señor disfrazado de perro, mientras el resto de la humanidad lo trata y ve como un perro normal.

Wilfred es absurda, y el planteamiento puede parecer estúpido, pero su discurso trata sobre la felicidad, la locura, y como a veces hace falta lo segundo para conseguir lo primero.

Ovejas Asesinas es pura comedia, y a pesar de que la peli tiene ese filtro de cartón piedra que nos muestra una producción muy modesta, es imposible no echarte unas risas con ella.

Si, CON ella. No DE ella.

Luego el cine puede ser más absurdo, y ya nos encontramos películas como Sharknado, RobocrocRubber (una maldita joya, ¡Vedla!), Jesucristo cazavampiros, o Castores Zombies.

Se dicen que son películas malas, pero con la mente abierta, puedes encontrar un lugar donde dejarte llevar por el absurdo y echarte unas buenas risas, cuando la imaginación y la comedia, se dan de la mano en el esperpento.

De hecho, no me parece bien que se diga que es “mal” cine, cuando el pretexto es tirar de imaginación pura con cuatro perras para hacer una cinta tan liosamente estúpida que puede llegar a ser inteligente.

Y luego está el cine malo… malo

Luego hay películas malas y punto. Ahora es cuando te ríes de la misma cinta, mientras te planteas; “¿Qué cojones estoy haciendo con mi vida?”

Así es como llegó a mis manos la cinta Shark Exorcist (El Exorcista de Tiburones), y el título me pareció tan grotesco y gracioso, que caí en la trampa con la que inicio esta reseña: no pude evitar mirar el vómito.

Y es que señores. Shark Exorcist es vómito. Una película nefasta y horrible donde las haya. Hace que Sharknado parezca dirigida por Scorcese. Mala como pegarle con un calcetín lleno de pilas a un unicornio.

Mi problema es que este tipo de cine es que puede demostrar el potencial de su creador; su capacidad para gestionar nefastas fichas técnicas e infimos presupuestos, y aun así crear algo bueno.

Peter Jackson saltó del cine de este tipo a El señor de los anillos, y Sam Raimi convirtió Evil Dead en una joya de la cultura popular.

Shark Exorcist tiene de divertido el título. Podría hablar doscientas páginas sobre todo lo que va mal en esta película, pero os haré un pequeño esquema.

_ Los actores son nefastos. La dirección de los mismos es inexistente. Es imposible que no se te salte una carcajada cuando los ves cambiar de una emoción a otra sin ningún sentido, y completamente fuera de contexto.

_ El maquillador de los mismos parece el mismo que maquilla a los actores de Brazzers. En serio, la venía viendo en el metro y me daba vergüenza. Por si alguien miraba mi pantalla, y creía que estaba viendo una porno; que por el vestuario, el plano, y el excesivo maquillaje de las pobres actrices, bien lo parecía.

_ El sonido es el cenit de la pirámide. La música es atroz. Piezas de piano que parecen sacadas del hermano tonto de Twin Peaks, que no terminan de casar con lo que se está viendo en pantalla, y ¡ojo ahí!, tapan las voces.

En efecto, el que llevaba el sonido de dicha cinta debía estar tan horrorizado con los diálogos que pensó que, si la música ocultaba las voces, lo mismo la película mejoraba un poco. Si no es la música, lo hará el mismo viento del sonido directo, cuyo ruido hace a veces los diálogos completamente ininteligibles.

_ La fotografía no tiene ningún sentido. Planos que se mantienen temblando durante largos minutos, y de repente saltan a planos aberrantes (se notaba que el cámara no cabía donde tenía que hacer el tiro y tenía que grabar como pudiera). Saltos de eje. Saltos de plano. Es un compendió de todo lo que no se debe hacer.

_ Los efectos especiales son absurdos. Apenas hay un tiburón bailando en croma por el peor CGI que uno pueda imaginar, y apenas aparece 3 minutos de los 70 que dura la cinta. Su aparición es anecdótica, y tampoco interactúa con el cura (con lo que esta mal hasta el nombre de la cinta). Sus mordeduras parecen de sardinas, y no se aprecian heridas en sus víctimas tras morderlas.

_ El montaje es, aburrido no, lo siguiente. Esto es lo que más me duele. Porque una cosa que debe tener una cinta de estas características es que SEA DIVERTIDA. Los planos son largos, no hay ritmo. Todo sucede mal y sin mucha coherencia. No hay psicología de cine. Parece un video casero grabado un día de tedio en el que no había nada mejor que hacer.

En resumidas cuentas. La cinta pasa a ser un capítulo importante del libro titulado “¿Pero en que cojones estaban pensando?” sobre la historia del cine.

Y me fastidia ¿Eh? Es una cosa que me pilla muy de cerca (profesionalmente) y entiendo que el cine requiere un esfuerzo, y debe valorarse con críticas que puedan mejorar el resultado en un futuro. No siempre sale bien, pero merece la pena valorar el esfuerzo cuando se ha puesto el alma en un proyecto.

Shark Exorcist es una película aburrida, sin más gracia que la de reírte de los numerosos errores que tiene la cinta. Hay cintas mejores dentro de este subgénero de bajo presupuesto donde aparte de unas risas, ves algo entretenido y divertido que te alegre el día.

Y para que no digáis que no avisamos, aquí tenéis el trailer para que valoréis una muestra por vosotros mismos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

YellowBreak.com

Los datos personales que se soliciten a los usuarios o que se faciliten de modo voluntario a través de este sitio Web​ están sujetos a esta clausula de información de suscripción. [Leer +]
Email address
Nombre
Apellido
Confirmar Suscripción
Secure and Spam free...