Entrevista a Huichi Chiu

“La pandemia ha sido una cosa tan grande… Tenemos que tener otra mente, otro pensamiento, otra manera de mirar y hacer las cosas si no, no tiene sentido.”

Hablamos con Huichi Chiu, la actriz española de origen taiwanés conocida sobre todo por su papel de Akame en la tercera temporada de la exitosa serie Vis A Vis. Acaba de rodar Érase una vez… pero ya no, proyecto musical de Manolo Caro (La Casa de las Flores, Alguien tiene que morir) para Netflix, protagonizado por Sebastián Yatra, Asier Etxeandia, Rossy de Palma y Nía Correia.

Hola Huichi, antes que nada muchísimas gracias por tu tiempo. Qué bonito reencontranos. La última vez que nos vimos fue hace bastante tiempo en la rueda de prensa de Vis A Vis

¡Gracias a vosotros! Sí, me acuerdo fue hace tres años ya… ¡o más!

Wow y ¡parece ayer! Bueno hoy estamos aquí sobre todo para hablar de los nuevos proyectos entre los cuáles la primera producción musical española de Netflix Érase una vez… pero ya no ¿Qué nos puedes contar sobre esta producción? ¿Acabó el rodaje?

En realidad mi participación es muy pequeña. Tengo dos personajes y terminé de grabar justo ayer. No puedo contaros más por ahora…

Érase una vez es un musical pero sé que te gusta mucho también bailar. ¿Sigues tomando clases de flamenco?

De momento no, pero quizás algún día retome las clases o me pase a aprender el “quejío”!

A veces, pienso que me hubiera gustado hacerme experta de algo: una bailaora, una pianista o una contorsionista que pueda meter en una maleta… a lo largo de estos años he coqueteado muchas cosas. No me he hecho experta en ninguna, pero me han dejado huella, aromas, algunas claves para entender el oficio. Una de las partes más bonita de trabajar como actriz es esa, tienes la oportunidad de recuperar los sueños rotos.

Bueno y volviendo al musical… Volviste a encontrarte con Itziar Castro, compañera con la que coincidiste en Vis a Vis y que también forma parte del proyecto. ¿Cómo fue ese reencuentro?

¡Ah,  muy bien! Es muy cariñosa y es muy graciosa y simpática con todo el mundo. Crea un ambiente muy divertido. Los actores y todo el mundo se ríen mucho con ella.

¡Qué guay! Y hablando de reencuentros, en marzo volviste a encontrarte con María Isabel Díaz en Las Ejemplares: una obra retransmitida en streaming durante tres días en la web de la Sociedad Cervantina. Cuéntanos sobre esta experiencia.

Ay sí! Fue maravilloso porque es Cervantina, es Cervantes. Entonces de repente nos han dado dos personajes de “el coloquio de las perras” y era basado en un hecho real. Me encantó reencontrarla porque en Vis a Vis no coincidimos mucho en el rodaje y además pudimos realmente mirarnos a la a cara y en teatro. Maravilloso.

Hablando de Vis a Vis tuviste el papel de Akame que era la mala por excelencia y tenía que dar miedo hasta a Zulema… ¿Cómo trabajaste el personaje para que diera tanto respeto sabiendo que tenía que enfrentarse a lo de Zulema conocida como “El elfo del infierno”?

Mira, creo que todavía no había visto la serie cuando empecé a trabajar el personaje y esto fue una suerte realmente porque me hubiese influenciado mucho en la manera de dar forma a Akame. Pude trabajarlo libremente sin tener la influencia de haber visto a lo que mi personaje se iba a enfrentar. Por otro lado, las compañeras me ayudaron mucho. Najwa es muy maja, te cuida mucho y te recoge como una compañera más entonces me sentí muy a gusto trabajando con ella.

¿Y cómo definirías la experiencia en Vis a Vis con una palabra?

¿Con una palabra? Son muchas cosas para elegir una sola palabra. Me viene a la cabeza ahora mismo “hielo” porqué hacía mucho frío en el plató (risas) y porque Akame es un personaje muy frío que tiene las emociones congeladas. Es como si tuviera mucho dolor y se quedó congelada por eso.

En una entrevista dijiste que eres actriz y no obstante te gusta el silencio, y eres tímida porque es tu manera de comunicarte con el mundo. Nada a que ver con Akame entonces…

Es lo opuesto a lo que soy yo. Soy muy tímida y maja, nada que ver con el personaje. Pero con los años ahora siento más necesitad de hablar lo que siento y expresar mi opinión, por ejemplo con el tema de los actores racializados. Estoy intentando comunicar la importancia de que tengamos las mismas oportunidades para desarrollar nuestros propios proyectos y librarnos de estereotipos.

Has notado en estos años, o tras tu participación en Vis  a Vis, un cambio en la industria sobre este tema?

Creo que muy poco, pero se está avanzando. Por ejemplo estoy dentro de la CIMA Asociación Mujeres Cineastas y me doy cuenta de que hay un montón de creadoras que aún siendo españolas no tienen el mismo derecho en el mundo laboral.

Por otro lado, en junio voy a empezar a rodar otra serie para Netflix y tengo un personaje que no estaba escrito para un asiático, pero la directora de casting me lo dio y la cadena aceptó. Esto es bonito porque el personaje no dice “es una china” y eso me hace pensar que hay luz, esperanza.

¿Nos puedes contar algo más sobre este proyecto?

De momento no puedo contaros nada todavía…

Estaremos pendientes de más info… Además de todo esto que hemos hablado ¿Hay algo más que te gustaría hacer o algún proyecto del cual querrías hablar?

Sí, tengo tres proyectos personales. Uno es una obra sobre las abuelas que estoy haciendo con mi pareja. Queremos encontrar un nuevo lenguaje nuevo, horizontal en el teatro. Tenemos super claro cómo empieza y la frase de arranque, que será: Me llamo Dolores Rodondo, tengo 86 años. Es un proyecto muy importante a nivel personal y profesional.

El segundo proyecto es un corto sobre la comunidad china en España. Será ficcionado, pero con personaje reales.

Y el otro es una serie titulada Consagración de la primavera y nace de una propuesta interesante porque tres actores racializados de Asia, África y México interpretan al mismo personaje. Está ambientada en una floristería en un barrio a las afueras de Madrid y la narrativa tiene elementos de realismo mágico.

¿Te gusta lo no convencional entonces? Romper esquemas en cada proyecto…

Sí, es el momento porque la pandemia ha sido una cosa tan grande… Nos ha agitado todo y ahora no tiene mucho sentido contar lo mismo de siempre. Tenemos que tener otra mente, otro pensamiento, otra manera de mirar y hacer las cosas si no, no tiene sentido. Si no, no hemos aprendido nada. Lo más interesante creo que es este cambio.

¿Confías en un cambio de la sociedad para bien?

No podemos hacer que de la noche a la mañana haya un mundo mejor, pero hay pequeñas esperanzas en los individuos y yo creo que con esto ya es suficiente, ya es importante.

Para cerrar, echas en falta algo del que te gustaría hablar?

No, creo que hemos hablado todo.

Muchas gracias por tu tiempo. Me ha hecho mucha ilusión volver a verte!

Igualmente, muchas gracias a ti.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email
Share on print