YellowBreak.com

Los datos personales que se soliciten a los usuarios o que se faciliten de modo voluntario a través de este sitio Web​ están sujetos a esta clausula de información de suscripción. [Leer +]
Email address
Nombre
Apellido
Confirmar Suscripción
Secure and Spam free...
≡ Menu
≡ Menu
SPAGHETTI WESTERN – INDIOS Y VAQUEROS post image

Tarantino y su Django desencadenado o películas como El llanero solitario o Cowboys & Aliens han vuelto a poner de moda el cine del oeste. Pero no podemos olvidar que hubo una época gloriosa de este género que se desarrolló en Europa y creo otra forma de entender el cine de indios y vaqueros.

Han salido muchas lunas llenas desde que en el año 1903 se estrenara Asalto y robo de un tren, realizada por Edwin S. Porter, y considerada el primer western de la historia. Con esta película que fue todo un éxito por novedosa, comienza un género cinematográfico, típico estadounidense, que en sus orígenes sirvió de soporte para narrar muchos de los grandes episodios históricos que culminaron en la aparición de los EEUU de América, o en la propia Conquista del Oeste.

cartel_dosLa Edad de Oro del cine western tuvo lugar en los años 50, con obras legendarias como La diligencia o Centauros del Desierto, y con el director John Ford y el actor John Wayne, como los más representativos y genuinos del género. A partir de los 60, el público fue perdiendo interés por las historias de indios y vaqueros, y la producción de películas fue descendiendo paulatinamente hasta la práctica desaparición de este género. No obstante, en los últimos años y de manera puntual, se han estrenado varias obras y realizado algunos remakes de clásicos, como Sin perdón o Valor de ley entre otras, en lo que parece el nostálgico intento de la industria americana por recuperar un género tan suyo y que tantos éxitos le ha proporcionado. Ya veremos…

Curiosamente, el declive del western americano coincidió con el exitoso arranque del “otro” western, el europeo. En la década de los 60 y 70, aparece el llamado spaghetti western, que debe su nombre en parte a que la mayoría de las películas son financiadas, producidas y realizadas por italianos y españoles, aunque franceses y alemanes también se apuntaron a la moda cowboy. De hecho la primera película del western europeo fue la alemana El Emperador de California, de Luis Trenker.

El spaghetti western tuvo una fenomenal acogida por parte del público, pero fue recibido por la crítica (sobre todo la americana) de la forma más fría e incluso despectiva, denostándolo al considerarlo un subgénero cinematográfico y además de segunda, del auténtico western americano. Sin embargo, tras películas como las de la mal llamada Trilogía del dólar (no son tal trilogía), no quedó más remedio que rendirse a la evidencia y admitir que en realidad el spaghetti western cuenta con técnica y estética propia, ambas perfectamente diferenciadas de las empleadas en el clásico cine del oeste americano.

Una historia descarnada (antesala de los acontecimientos/escenas más violentos), personajes malencarados, sucios e inmorales (nada que ver con el rubio, lavado y planchado cowboy americano), larguísimas tomas, cortísimos diálogos, y finales no siempre felices (tan de los 50), son elementos clásicos de un spaghetti western.

Sin duda, la obra cumbre del género nos la dejó el director italiano Sergio Leone. La Trilogía del dólar son tres joyas cinematográficas, Por un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965) y El bueno, el feo y el malo (1966).

cartel_unoLas tres fueron protagonizadas por Clint Eastwood, icono de este género que con sombrero vaquero, poncho y un cigarro de medio lado, interpretó un tipo de vaquero polvoriento, tosco de verbo y hosco de trato, pero que sirvió al actor para que su carrera profesional, tan incipiente como vacilante en ese momento (salvo una serie en televisión, sólo había conseguido pequeños papeles), despegara con fuerza dándole fama y prestigio a ambos lados del Atlántico.

Pero Eastwood no fue el único que vino a esta orilla a cabalgar. Actores de la talla de Henry Fonda (Hasta que llegó su hora), Yul Brinner (El regreso de los siete Magnificos), o Jack Palance (Salario para matar), también se contrataron de “vaqueros europeos”.

Otro distintivo inequívoco del spaghetti western es la música. La banda sonora se convierte en un protagonista más de la película, un “narrador” de fondo de los momentos de tensión, violencia o miedo. Y ésto es particularmente detectable en la filmografía de Sergio Leone, quien para las tres películas mencionadas contó con la colaboración de su amigo de infancia y compositor de prestigio Ennio Morricone, con resultados espectaculares. Suyas son también bandas sonoras tan maravillosas como las que compuso para Los intocables de Elliot Ness, La Misión o Erase una vez en América.

El Western europeo no era ni mucho menos rico. Lejos de los megapresupuestos que disfrutaban las grandes superproducciones americanas, los productores europeos tenían que ingeniárselas y estirar los escasos fondos con que contaban para poder terminar las películas.

cartel_tresEn su afán por recortar gastos, los productores entendieron que una buena forma de ahorrar era construir decorados que pudieran ser reutilizados una vez acabado el rodaje de la película, decorados estables para futuros rodajes. Así, en el desierto de Tabernas (Almería), donde fue rodada La muerte tenía un precio, hoy día se mantienen en pie los decorados utilizados en más de 300 películas, funcionando como parque temático del oeste, donde podemos disfrutar de un poblado mejicano, un cementerio americano, e incluso de la oficina de un sheriff.

En nuestro país, el spaghetti western recibió el también despectivo nombre de chorizo western, en línea con la mala acogida inicial de la crítica extranjera.

Muchos directores españoles de la época se adentraron en el género con mayor o menor fortuna, destacando entre otros los hermanos Rafael y Joaquín Luis Romero Marchent, con obras como Ocaso de un pistolero o Garringo; y fueron actores de spaghetti western Fernando Rey (Tierra brutal), Elisa Montes (El regreso de los siete Magníficos), o Fernando Sancho (Antes llega la muerte).

Así que sin complejos… quizá en Europa teníamos más tradición pollina que equina, y a falta de indios nuestros actores lo hacían estupendamente (de indio… no el indio), por lo que desde aquí reclamamos el lugar que le corresponde al spaghetti western en la historia del cine…

… POR MANITU¡¡¡¡¡


@yellowbreakmag

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

YellowBreak.com

Los datos personales que se soliciten a los usuarios o que se faciliten de modo voluntario a través de este sitio Web​ están sujetos a esta clausula de información de suscripción. [Leer +]
Email address
Nombre
Apellido
Confirmar Suscripción
Secure and Spam free...