970x90_housers_4ca
≡ Menu

≡ Menu

Snowfall
Un gran proyecto
con mucho futuro

Tras los primeros segundos de Snowfall ya uno se puede dar cuenta de que se encuentra ante un proyecto sumamente ambicioso. De entrada uno puede leer su suave “entre líneas” con un plano secuencia que te muestra a unos personajes interesantes y cuidadosamente dibujados en una localización (South LA central; Southland para los amigos más seriefilos) y en unos 80’s que son la calma que precede la tormenta de lo que en esa zona está por venir.

John Singleton será el creador de la serie (una serie que según nos ha contado su actor Sergio Peris-Mencheta, ha pasado por muchos procesos creativos y cambiado de manos las veces necesarias para encontrar ese punto de calidad absoluta que FX busca para sus creaciones propias, por si Fargo no os parece un buen ejemplo de ello) y creo que no es una elección dejada al azar, ya que hablamos ni más ni menos que el director de “Los Chicos del barrio” (Boyz n the Hood, 1991).

La serie nos narra de forma coral tres historias paralelas que se van cruzando y que tienen la cocaína y las consecuencias del crack como centro tangencial. Franklin (Damson Idris), un joven afroamericano de buena fe nos dará el punto de vista de las barriadas de South LA y la creación y detonación del crack entre sus edificios; Gustavo (Sergio Peris-Mencheta) nos pone un destrozado luchador mexicano que se verá involucrado en una trama de carteles de droga, y por último la visión más política al respecto nos la dará Teddy McDonald (Carter Hudson) con un agente de la CIA que moverá mercancía para financiar oscuros intereses del gobierno norteamericano.

Uno no deja de pensar en el paralelismo que la serie tiene con The Wire (una hermosa comparación por otro lado) pero con su propia identidad, intenciones y una narración mucho más dinámica. Ya el primer capítulo es un equilibrio casi perfecto entre la belleza de esta oscuridad y un ritmo endiosado por un montaje orgánico que hace que el piloto gima de placer a medida que nos introduce trama y personajes sin casi darse a entender tales intenciones. En un suspiro que deja la miel en los labios pasa la hora de duración y consigue que el espectador encariñe con los personajes y siga un hilo que si bien se presenta ameno y agradable, tiene un regusto a sabor a cobre de la sangre que está por derramarse.

No por menos, la serie trata de narrar su propia versión de los hechos de lo que en realidad ocurrió con el reventón del crack en los afroamericanos de clase media y baja en el punto de vista de un Franklin que es ni más ni menos que la versión ficticia de lo que Ricky Ross fue en la vida real. El arrepentimiento, la impotencia de una raza entera, la culpabilidad de un gobierno serán protagonistas de la oscura realidad de lo acontecido.

¿Y si me dejo de monsergas? Si, el capítulo inicial de esta serie me ha encantado… mucho. Aún queda ver cómo se comporta el resto de la temporada, pero HBO España tiene con FX un proyecto entre manos que apunta a convertirse en algo realmente gordo, y si no quieres ser de esos que entraron a proyectos como The Wire o Breaking Bad cuando la serie estaba acabando, y quieres descubrir una joya desde sus orígenes, aquí tenemos a un caballo ganador.

Tras la exposición del piloto pudimos disfrutar de una amena charla con el madrileño Sergio Peris-Mencheta (Gustavo) que siempre con un buen sentido del humor nos dejó un montón de datos realmente interesantes sobre la creación de la serie y las pretensiones en un futuro.

Como ya he insinuado antes, la serie ha pasado por muchas manos, procesos y restructuraciones para encontrar ese punto de calidad intachable que FX da a sus obras. El piloto que pudimos ver de la serie es ni más ni menos que el segundo piloto creado para la serie y de donde un reparto inicial de más de 30 personas apenas se mantuvieron poco más de 3 para el segundo piloto. Se nota que FX ha visto el inmenso potencial que el drama tenía y no quería dejar nada al azar, y a día de hoy, ya hay suposiciones sobre arcos y personajes para temporadas avanzadas (se habló de una séptima). Es curioso que esto ocurra en un piloto, cuando es, junto a la primera temporada lo que delimita el camino a seguir de la productora para obtener beneficios. Esto no hace más que demostrar la enorme fe que tiene FX en su serie… y tras ver el piloto, no me extraña lo más mínimo.