≡ Menu
≡ Menu

Cuando olvidar no es tan fácil

Charo Sardina

datos_amoresSeis décadas de la más reciente historia de España sirven de marco para esta novela, Los Amores Perdidos, de Miguel de León, en la que, por supuesto, el amor, es el protagonista, pero en la que desde luego el odio, la injusticia, la sinrazón tienen papeles muy destacados. Pero esta novela no se ocupa de la historia como tal, sino que esta es un pretexto para trazar la personalidad de los personajes y dotarle de una capacidad encomiable para sobrevivir o de una patente de corso que marcará sus existencias.

La trama transcurre entre Canarias y Nueva York, principalmente. Lugares en los que se van hilvanando historias que arrancan en un pasado tumultuoso, que pesan demasiado y que solo se entienden cuando se llega a las últimas páginas del libro.

Los principales protagonistas son la joven pareja Arturo y Alejandra. Ella se casa con él por amor con 15 años pero él, que también la ama, no puede corresponderla. Antes de esta boda han pasado ya demasiadas cosas, hechos que condiciona la vida de la inocente Alejandra y del justo Arturo y que hacen que el lector se pregunte continuamente qué pasa entre ellos y por qué no pueden dar rienda suelta a sus sentimientos. Detrás hay muchas pasiones, culpabilidades, miedos, injusticias… pero también ansias de libertad, esperanza y amor.

Pero no solo Arturo y Alejandra son los actores principales de esta novela. Sin Dolores Bernal, una terrateniente canaria que marca la pauta de lo que van a ser sus vidas, Ismael Quíner, que lo arriesga todo por su propia familia, o Rita Cortés que huye de su amor de juventud para llegar más alto, no se entendería la trama. El árbitro de todo es el médico Alfonso Santos, que ha llegado a la zona huyendo de Madrid y que juega un papel fundamental. La historia está construida con muchos personajes y muchas historias entrelazadas que van rellenando un puzle de vidas, emociones, infamias, sinsabores, olvidos y reencuentros. Todo ello marcado por el destino incierto de sus existencias.

La novela de Miguel de León se lee fácil y consigue que el lector se pregunte insistentemente, y según va devorando renglones, el por qué de cada historia y sobre todo de la actitud de Arturo que, aparentemente, no tiene mucha razón de ser. Claro, que para descubrirlo hay que llegar hasta el final del libro.

Miguel de León es un escritor tinerfeño que inspira esta su primera novela en una de las joyas de nuestra literatura, Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez, su gran referente. Y se nota. Los Amores Perdidos retrata una trama compleja, a ratos costumbrista, pero siempre ágil y dinámica que se lee hasta la última línea con buen anhelo.

Si quieres leer el primer capítulo pincha aquí. Los Amores Perdidos.

@CharoSardina