≡ Menu

≡ Menu

¡Headshoot M*@%r!

“Videojuegos y gamberradas… ¡ME ENCANTA!”

Parece que Seth Rogen y Evan Goldberg le están cogiendo gustillo a esto de producir y dirigir para televisión. ¿Y quién lo diría? Siempre se ha considerado a la televisión, respecto al cine, como un medio menor, más técnico y que dotaba de poca creatividad sus productos. Así que cualquiera diría que los precursores de polémicas del tamaño de “La fiesta de la salchicha” o “The Interview” (“La entrevista”, una película que si habéis olvidado seguro que cierto dirigente Norcoreano aún la tiene muy presente) no tendrían mucho recorrido en la caja boba para explayar sus barbaridades…

Y llega “AMC” y les regala un campo para que hagan a gusto el cabra y nos traen la adaptación de Preacher, una novela gráfica tan oscura y burra que hasta la HBO de su época tuvo que decirle “No”, y lo cierto es que la adaptación televisiva ya tiene a mucha gente con el grito en el cielo por su negro humor.

Lo que quiero decir con este preámbulo es que tras ver la forma que han tratado iconos tan tabués como Jesucristo o el mismo Dios en “Preacher”, cuando me enteré de que Hulu iba a pagar 15 episodios de Future Man a estos dos vándalos del humor, podía esperarme cualquier cosa…

¿Y que tenemos? Pues tenemos a John, un “looser” de manual que aún vive con sus padres y trabaja limpiando en una laboratorio farmacológico, y que tras completar el último nivel de un videojuego, recibe una visita de sus protagonistas para decirle que vienen del futuro, que el juego era un entrenamiento para salvar a la humanidad, y que para hacerlo deben que matar al tipo que la liará parda. ¿Terminator? James Cameron debe estar pensando en cómo abordar la demanda.

Y eso responde al “que”. Sin ser una trama demasiado original que toca una cantidad de clichés asombrosos (El pringado de turno que ahora es la última esperanza de la humanidad, los viajeros del tiempo que deben cumplir su misión en el pasado para solucionar su cochambroso futuro, étc….), lo que realmente debe importarnos es el “como” lo piensan abordar. Seth Rogen y Evan Goldberg no son conocidos por su sutileza, y gracias a HBO España, que nos dejo disfrutar del primer capítulo en exclusiva, hemos podido comprobar de primera mano que esta serie no va a ser su “My Fair Lady” particular.

El humor es chabacano, sucio, grosero y tiene la elegancia de un hurón lamiéndose las pelotas… y eso mola un puñáo. El capítulo piloto fue sumamente divertido y la promesa de una serie que va a tratar de buscar sorprender en el cliché, con unos guionistas que parecen tratar de abordar la “típica situación” de la forma más agresivamente dantesca posible, y con unas referencias a la cultura pop que amaran los que llevamos jugando a videojuegos desde la más tierna infancia. (Especial atención a la conversación sobre Miss Pacman en los primeros minutos del capítulo).

En resumen; Videojuegos, ciencia ficción, acción chunga, humor grosero… ¿Realmente hace falta que intente venderos esto? Por qué si las palabras con las que inicio este párrafo no os dilata las fosas nasales esto no es para vosotros, y si os mola, os encantará.

El 15 de Noviembre será el momento en el que HBO España nos lancé la serie (Producida para Hulu en USA) con la temporada completa desde el minuto uno, para que la maratón de chistes groseros esté servida.