≡ Menu
≡ Menu
ENTREVISTA NÉSTOR LUTEFISK post image

Mariví González vuelve a charlar con Néstor Lutefisk, director del Campus de escritores, aunque en esta ocasión el intercambio de frases ingeniosas se centra en su trabajo como escritor y su ultimo libro publicado Clavelito y Chutamonos: poesía punkarra ¿Te lo vas a perder?

1._¿Quién es Néstor Lutefisk?

Es un pobre hombre al que un día se le ocurrió meterse a estudiar Filología Inglesa y vivir de algo relacionado con la literatura. Es un tipejo raro, de esos que pisan las baldosas impares a lo Jack Nicholson en Mejor imposible, que disfruta leyendo y viendo series y películas y que hacen vida social a regañadientes. Suerte que en Luhu Editorial se apiadaron de él y lo ficharon como corrector y editor de contenidos. ¿Eran conscientes de lo que habían hecho?

2._¿Cómo y cuándo te das cuenta de que quieres ser escritor?

Me di cuenta de la forma más absurda: fue durante el instituto, mientras desarrollaba respuestas en los exámenes y me quedaba sin hojas para seguir respondiendo. Igual me inventaba las respuestas y cateaba, pero me empezó a gustar eso de escribir. Eso, unido a que descubrí a autores Sábato, Onetti o Erich Frömm muy temprano, me hizo que yo también me animara a hacer mis pinitos con algunos relatos. Admito que no me fue mal (con permiso, voy a tirar la basura y de paso me llevo también la modestia).

3._Háblanos de tu poemario Clavelito y Chutamonos: poesía punkarra.

En realidad no es un poemario; es un corte de mangas, como demuestra la portada. Un corte de mangas al academicismo, a la deshumanización del arte y, en concreto, de la literatura. Un corte de mangas a tiempo desestresa más que una sesión de spa, y es mucho más barato.

En Clavelito y Chutamonos no hay un tema concreto; es unir palabras a lo loco, sin pensar, porque sí… Es punkarra porque no dejo espacio a la coherencia y a menudo el resultado es cómico. Por supuesto, no hay mensaje, no es una poesía pancartera ni se habla de punk rock. No reivindica nada. Está hecho para jugar con los sentidos, con el de la vista concretamente. Aunque habrá quien recurra al gusto y le dé por rechupetear alguna página.

4._¿Cómo definirías tu poemario en una frase para que a los lectores les pique la curiosidad y decidan comprarlo?

Si la portada te sorprende por lo «discretita» que es… espera a ver el contenido.

5._¿Por qué comenzar con un poemario como ópera prima y no una novela o libro de relatos?

Creo que va más con mi manera de ver la vida; es decir, de forma muy fragmentaria, sin ver relación entre distintas cosas. Quería plasmar pensamientos absurdos y darles una forma original. Es más difícil de lo que parece.De esta perspectiva empezaron tomar forma dos personajes muy curiosos, Clavelito y Chutamonos, unos pobres marginados que, desde algún rincón derruido y cochambroso de mi mente, me pedían saltar al papel, aunque solo aparecieran en un par de poemas y en el título.

6._La portada es muy llamativa, no deja indiferente a nadie, ¿fue idea tuya o la editorial te ha echado una mano?

Nos costó decidirnos por una portada. Al no hablar de un tema concreto, era muy complicado encontrar algo que realmente encajara. No acabábamos de tenerlo claro: una nos parecía demasiado light, otra no recogía el carácter de los poemas. Y un día lo vi claro: la peineta, pero no una peineta cualquiera. ¡Una peineta distinguida y formal, con su traje de rayas y su corbata, elegante! Creo que en el fondo describe muy bien el sentir de de casi cualquier ser humano; somos formales hasta que nos tocan las narices.

Una peineta es la vía rápida de cortar con algo que nos molesta. Creo que hay pocos gestos que transmitan tan bien sensaciones como el hastío, la disconformidad o la indignación. Aunque no siempre tiene por qué ser así. Usar la peineta como saludo puede ser divertido (ejem, pero mejor entre amigos que con desconocidos). Honestamente, me gustaría ver un monumento en piedra dedicado a la peineta en la plaza de algún pueblo o de alguna ciudad, con alguna inscripción curiosa en el pedestal.

En fin, lo de decidirnos por esa portada, en la editorial, fue una labor en grupo. Quedé muy contento.

7._Hablando de la editorial… ¿Cómo comenzó tu camino en Luhu Editorial? 

Fue algo muy entrañable, como cuando recoges a un cachorrillo perdido en la calle y te lo quedas. Me sentía un poco como ese cachorrillo. Luhu también es una empresa relacionada con la formación, así que empecé trabajando allí como profesor, dando clases de inglés, y me ofrecieron trabajar en la editorial, algo con lo que llevaba soñando desde los 18 años. Se me dilataron las pupilas como a un personaje de anime.

8._Además de ser autor y trabajar para Luhu Editorial, haces de Youtuber con ‘Reseñas Asesinas’ y ahora también eres instructor en Campus de Escritores. ¿Cómo te organizas para poder con todo eso?

Con paciencia y un montón de café, aunque lo cierto es que tengo las Reseñas asesinas en stand-by para poder centrarme en el Campus de escritores, que igual es menos loco, pero es más útil, porque hablo de recursos y técnicas que intentan ir más allá de lo que veo en muchos blogs para escritores.

9._¿Para cuándo podremos ver un nuevo poemario o novela escrito por ti?

 Tardaré, pero será una novela que va a tener chicha. Y algo de humor.

10._¿Qué ha sido lo más peculiar que te han dicho (sobre alguna reseña cafre, alguna corrección de manuscritos o cursos…)?

Fue a raíz de un vídeo que edité para Luhu; no de Reseñas cafres, sino de Cultura en píldoras, que colgamos en Facebook. Entre los muchos comentarios que me encontré al respecto, alguien a quien no le había gustado y al que, por lo que se ve, le pareció tendencioso, escribió: «Ahora ya sabemos de qué pie cojea el editor del vídeo». Me quedé pensando: «Ah, pues que me lo diga, porque ni yo mismo lo sé».

11._Si tuvieras que escribir un libro con algún tema de actualidad, ¿qué tema escogerías?

Las consecuencias de la estupidez. Eso es algo que siempre está de actualidad. No es lo mismo ser descuidado que ser estúpido, la estupidez va ligada a la imprudencia, y esta nunca se resuelve en nada bueno. Lo peor de todo es que es contagiosa.

12._Lo mejor y lo peor de tu trabajo.

Empiezo por lo malo: trabajar solo. Lo hago desde casa y a veces pienso en voz alta, para escuchar alguna voz humana, aunque solo sea la mía. Cualquiera que abra la puerta y entre en ese momento me puede pillar reflexionando sobre lo caro que es ir al súper, el último capítulo de Mr. Robot o haciendo unas sentadillas, para que no se me quede el culo plano de tanto estar sentado delante del ordenador (como testigo, el poster del mariachi acariciando una gallina, como se ve en Reseñas asesinas). Muy surrealista todo, sí.

Algo bueno: tengo al mejor equipo de trabajo que podría desear en una editorial. ¿Pelota yo? Naaahh.

13._Película, serie, blog/canal de Youtube y libro que recomendarías.

Película: La vida de Brian. Y en general casi cualquier cosa de los Monty Python (casi).

Serie: Mr Robot. Es una obra de ingeniería narrativa sorprendente. Y los actores lo bordan, sobre todo el protagonista, Rami Malek.

Blog: Serendipias y sandeces, de una tal Mariví González. Escribe unos posts geniales, tan geniales como la gente a la que entrevista.

Canal de YouTube: Quantum Fracture, un canal sobre divulgación científica, sobre todo de física. He pasado más de una tarde de domingo enganchado a Quantum.

Libro: Bomarzo. Si te gustan los personajes deformes con poder, astutos y «tocahuevos», y las intrigas familiares y palaciegas, este libro te va a encantar.

14._Algo que te hayan dicho sobre ti que se te haya quedado grabado a fuego.

Un borracho muy sabio, o un sabio muy borracho, me dijo una noche lo siguiente:

Hay cuatro tipos de personas:

1/ Las que trepan al árbol a pillar la manzana, aunque se jueguen el tipo.

2/ Las que esperan al pie del árbol a que caiga la manzana, sin ni siquiera mancharse.

3/ Las que, al pasar junto al árbol, les cae la manzana en la cabeza, por casualidad.

4/ Las que, al pasar junto al árbol, la manzana cae después de que hayan pasado.

¿Cuál de estas cuatro eres tú?

15._Un día andas escaso de inspiración y por karma o lo que sea terminas encerrado en un ascensor con tres personajes (reales o no), ¿con quién te gustaría quedarte encerrado? ¿Y con qué tres personajes quedarte encerrado sería una pesadilla?

¿Con quiénes me gustaría? Con tres de los Monty Python, me da lo mismo si entre ellos está John Cleese.

Pesadilla: Hitler, Stalin y Trump, en pelotas todos.

16._Tres cosas que nadie sepa de ti.

Viviendo en un país donde nevaba mucho, discutí con mi ex. Salí a despejarme un rato al bosque; con la nevada, no encontraba el camino de regreso y estuve a punto de pillar una hipotermia muy chula, por capullo.

Hasta los 7 años pensaba que las mujeres tenían pene y que los hombres también se podían quedar embarazados.

Una vez me paró una patrulla de la Guardia Civil antes de entrar en mi coche, en plena calle, mientras abría la puerta. En aquella época, tenía pintas jesucristiles y el coche era un viejísimo Renault-5. Supongo que eso les debió de parecer sospechoso; hasta me registraron el maletero y la mochila con los apuntes de la universidad.

17._ ¿Qué consejos le darías a un escritor que aún no haya despegado?

No te tomes los consejos sobre escritura como si fueran reglas. Si de verdad existieran fórmulas mágicas para escribir, todos publicaríamos bestsellers y viviríamos de ello. Más sincero, imposible.

18._Un mundo sin literatura sería…

Un mundo gobernado por inútiles. Oh, wait

19._Adelántanos alguno de tus próximos proyectos.

 Va a ser una novela con toques de humor y también con un toquecillo fantástico, pero solo un toquecillo.

20._Este espacio es para que digas lo que quieras, lo primero que se te venga a la cabeza sin pensar, sin filtros. ¡Déjate llevar!

No soporto que los mendrugos de pan me miren mal. Su miga es despótica y su corteza me provoca taquicardias en el cogote, pero solo cuando me paro a tocar las palmas en los surtidores de las gasolineras. Hay gente con uñas olímpicas, y eso me recuerda a un ciego que me vendió Miguel Strogoff y patatas. Yo no quería, pero me puse el pijama.