YellowBreak.com

Los datos personales que se soliciten a los usuarios o que se faciliten de modo voluntario a través de este sitio Web​ están sujetos a esta clausula de información de suscripción. [Leer +]
Email address
Nombre
Apellido
Confirmar Suscripción
Secure and Spam free...
≡ Menu

Su concepto de Arte

El otro día me mandaron un meme (sí, este artículo me lo ha inspirado un meme… pero ¿qué esperáis?. Me he pegado 3 días de fiestas en un pueblo de Aragón, donde no ha habido mucha inspiración entre cervecita y cervecita) en el que podía verse un pintura y una escultura Renacentista al lado de un cuadro en el que se veían cuadrados de colores y un monolito que parecía hecho de mierda fresca. Y abajo ponía: ¿cuándo hemos pasado de Esto a Esto?

Y sí, es algo que deberíamos plantearnos todos: como los verdaderos artistas (que los hay todavía, y muy buenos algunos) han quedado apartados de la fama, de la fortuna y del respeto, por personas que no tienen ningún talento artístico, más allá de hablar, hablar y convencer y convencer. Porque, como yo lo veo, en este mundo idiota y vago triunfa más una idea abstracta y moralista hasta el hastío que alguien que sepa dibujar o hacer que un trozo de metal o de piedra tenga vida propia.

Y, por desgracia, esto se aplica a todos los ámbitos artísticos.

¿Cuántas veces has leído un libro o visto una película y te has dicho: ¡Joder, esto lo debería ver todo el mundo!, pero después la más taquillera es una película sobre superhéroes o donde el protagonista el Pikachu?, ¿o el libro del que todo el mundo habla es uno escrito en un móvil o sobre un tema tan sobado que casi parece de chiste que una editorial se dignase siquiera a coger ese manuscrito con algo que no puedan unas pinzas de barbacoa? Y la respuesta, que es la misma de nuevo, nos coloca a los humanos como los seres más patéticos y poco valientes que nos podamos echar a la cara, porque preferimos algo que nos deje en coma y nos haga pensar lo mínimo posible, a una luz brillante y eterna que nos haga plantearnos nuestras vidas o nos anime a enfrentarnos a nuestros miedos y acabemos diciendo: Yo también soy capaz, y puede que sí o que no, pero al menos hemos salido de nuestra caracola donde el sonido del mar nos tiene idiotizados de tanto decirnos Así estás bien, no te muevas. No vivas o pienses, ¿para qué?

El arte está muriendo por un supuesto “bien común” con el que muchos nos enfrentamos siempre que tenemos la ocasión: los titiriteros.

Seguro que los conocéis, porque no hay nadie más orgulloso de su mierda de don que un puto titiritero, que se dedica a hablar y a embaucar a todo el que, a veces, sí tiene más de dos dedos de frente, pero los sacrifica por la tranquilidad que da que te lo den todo masticado y no tratar de tener ideas propias o de plantearse su entorno por miedo al rechazo, a la soledad o, ¡lo peor de todo!, las replicar de los titiriteros y sus esclavo. Porque estos últimos, claro, serán los primeros en atacar cuando su líder supremo mande, o cuando señalándote un lado y haciendo su trampa con la mano libre, dedicándose con ello a ensuciar todo el buen trabajo de los demás consiguiendo éxitos inmerecidos y medallas que en un mundo justo ni se las lanzaríamos ara abrirles la cabeza con ellas, porque en un mundo que merece ser llamado así estos tramposos del arte, estos vividores de la estupidez global, deberían estar donde les corresponde por derecho: el más profundo y oscuro anonimato.

Por suerte, aunque no tan deprisa como me gustaría, nos vamos tomando a chiste toda la basura que ensucia la cultura con falsas promesas de inmortalidad, y es cuestión de tiempo que aprendamos a luchar contra ellos del único como que les destruirá por completo: la completa indiferencia e invirtiendo nuestro tiempo y dinero en los que de verdad valen y nos van a hacer sonreír el alma.

El meme fue bueno, sin duda, pero lo mejor es que muy pocos de los que lo recibimos no nos reíamos ante esa estampa de realidad. Esa muerte del arte que lleva tiempo llegando a nuestras vidas.

Los titiriteros, y sus lacayos descerebrados, tienen los días contados. Todos lo sabemos. Solo hace falta un pequeño empujón, un impulso más, que debería llegar de sus bases. Las cuales, me consta, ya empiezan a despertar.

¿Y si le damos la espalda de una vez a la muerte del arte; de algo sin lo que no podemos vivir? ¿Qué os parece?

+ REFLEXIONES DESDE MI...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

YellowBreak.com

Los datos personales que se soliciten a los usuarios o que se faciliten de modo voluntario a través de este sitio Web​ están sujetos a esta clausula de información de suscripción. [Leer +]
Email address
Nombre
Apellido
Confirmar Suscripción
Secure and Spam free...