≡ Menu

≡ Menu

Rick and Morty

La mayor serie creada por el hombre

Cuando una serie hace que te levantes gritando de tu silla, dando gracias por el maldito escritor que ha hecho posible que se te pongan los pelos de punta y, además, no puedes evitar hacer esto que estoy haciendo ahora (dejar que mis dedos vuelen por el teclado como si no hubiera mañana, y casi sin pensar) es que, sin duda, se está delante de algo grande, inolvidable, único y, sobre todo, que debería cambiar el modo en que los simples mortales pierden el tiempo en el mundo.

Sí, hablo de Rick and Morty, puede que una de las series más desconocidas (para el “gran” público), y que lleva un rumbo fijo para convertirse en otra más dentro de una lista donde están The Wire, Breaking Bad, Lost (la primera mitad), o Los Soprano.

¿No la conoces?, no pasa nada, en serio, solo llevas unos cuatro años perdiendo el tiempo con series de esas con historias llevadas por railes férreos e inmutables, de series que pueden pasar 20 ó 40 episodios y no perder el hilo. Pero no te juzgo. En serio. Cada uno malgasta su vida como quiere y del modo que le parece más sano, y eso no te hace peor que los fieles a Rick And Morty; solo menos feliz.

Lo sé, me he pasado, quizá te sientes herido… así que espera que voy a sentirme mal mientras veo el sexto episodio de la segunda temporada (de lejos uno de mis favoritos), y me parto de risa con la anormalidad de Jerry y las inseguridades de Summer, o con los desprecios de Rick hacia su Morty (sí, Su Morty).

No es solo que sea una serie que hace que todo lo demás sea pequeño y no tenga razón de ser, que te haga pensar como no han conseguido muchas otras o emocionarte una y otra vez, igual que te asustas mil veces de la misma escena de una buena película de terror, es que simplemente es muchísimo más de lo que te puedas imaginar. Muchísimo más.

Es algo tan enorme que tratar de explicarlo hace que un pirado como yo solo vaya en bucle y, ahora que me he dado cuenta, me centraré.

Explicar de qué va Rick and Morty es, a estas alturas de la serie, tan difícil como explicar la atracción de unos primos lejanos; simplemente se siente dentro y no puedes dejar de pensar en ello hasta que lo tienes delante y, sin más, te dejas llevar. (incluido, por supuesto, el espectador), esta serie debería mostrarse en institutos para que los energúmenos que están subiendo desde las cloacas de la educación actual entiendan de qué va el mundo y vean lo insignificantes que son dentro del universo; puede que hasta empiecen a querer a sus padres o respetar a sus semejantes… quién sabe.

Creo que me detendré aquí. Sí. Necesito volver a ver el episodio siete de la tercera temporada. Necesito mi droga. Necesito que Rick vuelva a insultarme y Morty me dé pena porque, sin eso, la vida no tiene el mismo sabor ni, desde luego, el mismo sentido.

azacel669.wix.com/manuescribe

somospae.wix.com/siemprepae