YellowBreak.com

Los datos personales que se soliciten a los usuarios o que se faciliten de modo voluntario a través de este sitio Web​ están sujetos a esta clausula de información de suscripción. [Leer +]
Email address
Nombre
Apellido
Confirmar Suscripción
Secure and Spam free...
≡ Menu

Blog Manuel Gris ‘Reflexiones desde mi espejo’: Mariconez, hay que decirlo más

Mariconez, hay que decirlo más

Manuel Gris

Creo que cualquier persona con dos dedos de frente sabrá lo que voy a escribir a continuación, pero nunca está de más ayudar a los más rezagados:

La televisión actual, y la mayoría de sus programas, son mierda, y siempre, en el fondo, buscan adoctrinar a los espectadores.

El problema es que además de hacerlo con mucha delicadeza, que son muchos años de práctica como para no pulir todos los bordes del diamante, poco a poco están llegando a límites que rozan no solamente el absurdo, sino también la vergüenza ajena y la cara dura de decir o hacer anormalidades, solo porque se creen abanderados de una generación, o que se les ha subido a la cabeza el ego que el dinero y la fama les ha metido por el culo hasta hacérselo salir por la boca. Porque si no, que alguien me explique, como es posible que un programa al que ya nadie respeta, como Operación Triunfo, se haya no solo atrevido, que de anormales está el mundo lleno, sino que encima han justificado la censura de una canción de nada más y nada menos que de Mecano (hay que tenerlos muy cuadrados o creerse en lo alto de la evolución humana). Aunque, si os soy sincero, me da en la nariz que esto ha sido solamente una estrategia publicitaria que ya intentaron con la canción esa de que “A mí me gustan mayores, que no me quepa en la boca”, pero al ser en esa ocasión una artista más internacional (y que por lo tanto le sudo todo el papo lo que estos profesorcillos de mierda o directores de academia traten de hacer) les salió mal la jugada y todo quedó en un chiste.

Así que en una reunión, imagino, que tuvieron una conversación así:

─¿Y qué canción hacemos cantar a los payasos con los que nos vamos a lucrar este año?

─Yo que sé, no me toques más los cojones, si pongamos lo que les pongamos van a sonar igual.

─¿Y si ponemos una de Mecano?, la Torroja y los Cano se apunta a todo con tal de poder pagar el alquiler.

─Pero es que los temas de sus canciones son raros, ya sabes, ahora mismo la sociedad está agilipollada y no va a saber entender las letras sin ofenderse. Y si ya ponemos a una mujer cantando como si fuera un hombre, apaga y vámonos.

─Pues la censuramos, ya ves tú.

─¡Es verdad!, estas cosas llaman mucho y se hablará de ello en la radio incluso.

─¡La radio!, joder, que nivel.

─¿Pues cual cogemos?

─Mira, el otro día escuche una suya donde decían “mariconez”.

─¿Y?

─Pues que ahora con eso de la homofobia y transfobia y este tipo de tonterías enseguida van a estar de nuestro lado los colectivos que viven de subvenciones sin dar el palo.

─Además somos de izquierdas, así que se pondrán de nuestro lado.

─¡Joder!, somos unos genios.

¿El problema?, que ya sea porque todavía nos queda algo de cabeza o, directamente, que se nos han hinchado los cojones tras tantas tonterías, no solo ha saltado Ana Torroja, sino que nadie en su sano juicio ha podido defender una tontería tan grande como es cambiar Mariconez por Gilipollez (que, ya puestos, la segunda es un insulto, cosa que la otra solo un adjetivo que se usaría en una jerga callejera), porque el plan maligno de atacar y tratar de controlar la primera pollada que se les ocurra a todo este atajo de ofendidillos (iPhones grandes o niños de 9 años que rozan sin querer culos, son los últimos ejemplo) se les está volviendo en su contra; y de qué manera.

Hoy he tenido una conversación muy sincera sobre el tema con un compañero de trabajo, en la que nos hemos encontrado discutiendo sobre si censurar que se diga palabras como marica o maricón es, en realidad, un ataque directo hacia algo que son los homosexuales. ¿No sería parecido a que la gente creyese que decir Negro está mal?, pues los dos hemos llegado a la conclusión de que tratar de deshacernos de palabras de este tipo en unos contextos concretos, artísticos para más señas, es el ataque más directo hacia esa condición que se puede hacer. Después me he enterado de que él lo era, y me ha dicho que estaba cansado de tantas tonterías, porque si a él algo le ofende lo dice, y ya, no necesita que alguien le ayude como si no pudiera valerse por sí mismo, y menos tachar cosas que a él le gustan solo porque alguien ha decidido que eso le va a ofender a un tercero. Y lo peor es que pasa lo mismo con todo, y en cuanto te descuidas te saltan a la yugular una piara de personas que se creen con derecho de defender a personas que 1) no han pedido que las defiendan y que pueden ellas solas hacerlo si quisieran, y 2) quizá les de igual toda esta estúpida lucha en las que los usan como moneda de cambio.

La estupidez de nuestra sociedad solo es equiparable a las maneras en las que los interesados luchan por la supuesta libertad que nos hará a todos esclavos de no poder decir o hacer lo que queramos sin que nos miren con lupa cada 2 segundos. Y, a estas alturas, ya no me extraña nada, pues teniendo en el gobierno a quien tenemos (alguien que hace cortometrajes panfletarios denunciables con niñas para limpiar su cara, o que nos miente cada 5 palabras solo porque necesita sentirse poderoso, igual que los que se compran coches grandes buscando aparentar ser muy dotados), proyectando en festivales de renombre lo que se proyecta (lo de la película Bocadillo en Sitges, cuando me enteré, me pareció la mejor manera de que algo grande se manche de mierda hasta arriba solo por el dios dinero), oyendo la música que oímos (facilona, prefabricada, con cantantes salidos de academias caducas y falsas como un consolador de plástico agrietado, que te enseñan a cantar igual que en Masterchef a cocinar: a base de espectáculo cutre, publicidad vomitiva y mucho estudio fuera de cámara parecido al que harías en tu casa, pero sin cobrar, claro), y en definitiva siendo poco a poco la sombra de ese país que ha sido grande en la historia a base de echarle huevos, y tratando de dejar huella de verdad en este aburrido mundo donde solo los valientes consiguen sus sueños.

Pero es muy cansado levantarse y luchar por lo que de verdad quieres, ¿verdad?, es mejor estar sentado, esperar a que alguna estrella salga de tu culo, y usar Twitter porque mariconez es una palabra ofensiva.

Menuda panda de maricones…

+ REFLEXIONES DESDE MI...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

YellowBreak.com

Los datos personales que se soliciten a los usuarios o que se faciliten de modo voluntario a través de este sitio Web​ están sujetos a esta clausula de información de suscripción. [Leer +]
Email address
Nombre
Apellido
Confirmar Suscripción
Secure and Spam free...